Ejercicio vs obesidad
Ejercicio vs obesidad
Artículo

Actividad física para prevenir obesidad

La actividad física es indispensable para incrementar el gasto de energía y prevenir la obesidad. Acciones como el ejercicio, junto a una alimentación saludable, ayudan a mantener el equilibrio energético y el control de peso. ¿Sabes cómo activarte?

También te puede interesar: Ejercicio, el mejor medicamento

Obesidad y actividad física

La falta de actividad física tiene vínculo con el gasto de calorías (unidad que mide la energía que proporciona cada alimento), por ello, el sedentarismo influye en la obesidad. También posee relación con la resistencia a la insulina, que resulta en exceso de azúcar en la sangre. A su vez, estos problemas están asociados a accidentes cerebrovasculares y síndrome metabólico (pone en riesgo de desarrollar enfermedades cardiacas y diabetes mellitus tipo 2).

Por el contrario, el ejercicio de intensidad moderada mejora la sensibilidad del cuerpo a la insulina e incrementa la lipólisis (descomposición de las grasas almacenadas), ya que aumenta la transportación de ácidos grasos al interior de las células musculares, al tiempo que estimula el gasto energético en éstas.

Asimismo, la actividad física puede potenciar la reducción de peso. Por ejemplo, de acuerdo con la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics) las personas con obesidad pueden reducir por semana de 500 g a 1 kg de peso corporal cuando restan 100 a 500 calorías a su dieta. Pero si incrementan su actividad física, pueden llegar a quemar hasta 1000 kcal extra por semana aumentando la pérdida de peso.

Actividad física, ¿es lo mismo que ejercicio y deporte?

La actividad física se refiere a todos los movimientos cotidianos en los que se gasta energía, y tiene objetivos diferentes a los del ejercicio físico (esfuerzo planificado para mejorar la condición física y salud) y el deporte (actividad física destinada a la competencia, regida por normas y disciplinas).

De acuerdo a su intensidad, existen distintos tipos de actividad física:

Actividad física moderada

  • Se realiza esfuerzo considerable.
  • La respiración aumenta, alcanzando entre 60 a 70% de la frecuencia cardiaca máxima.
  • Puede haber o no sudoración.
  • Se realiza al menos 4 a 5 días a la semana, en sesiones de 20 a 40 minutos.
  • Causa fatiga durante y después de su práctica, pero sin llegar al agotamiento.
  • Algunos ejemplos son levantamiento de pesas, ejercicios aeróbicos de bajo impacto, trotar, bailar y bicicleta ligera.

Adultos y adultos mayores

  • 150 minutos de actividad física moderada por semana o 75 minutos de actividad física vigorosa. También puede llevarse a cabo el equivalente mediante una combinación entre ambas.
  • Deben incluirse ejercicios de fuerza muscular dos veces por semana, de piernas, espalda, abdomen, pecho, hombros y brazos (pesas, sentadillas y lagartijas).

Fuentes:

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico