Imagen
Oxicodona, ¿cómo se usa este medicamento?
Principios Activos

Oxicodona, ¿cómo se usa este medicamento?

Perteneciente a una clase de medicamentos llamados analgésicos opiáceos (narcóticos), la oxicodona funciona al cambiar la manera en que el cerebro y el sistema nervioso responden al dolor.

También te puede interesar Analgésicos, medicamentos para el dolor

En consecuencia, la oxicodona se usa para aliviar el dolor de moderado a fuerte.

¿Cómo se usa la oxicodona?

Las presentaciones de oxicodona incluyen tabletas y cápsulas de liberación prolongada se usan para aliviar el dolor fuerte en pacientes que probablemente requieran tratamiento durante largo periodo y no pueden recibir otros medicamentos.

Es importante subrayar que NO se recomienda usar las cápsulas y tabletas de liberación prolongada de oxicodona para tratar el dolor que pueda controlarse con otros fármacos.

Ahora bien, se sugiere usar las tabletas y cápsulas de liberación prolongada, así como la solución concentrada de oxicodona, sólo en personas tolerantes, es decir, acostumbradas a los efectos de medicamentos opioides por haberlos utilizado durante una semana, por lo menos.

Igualmente, la oxicodona puede encontrarse en combinación con otros medicamentos, por ejemplo, acetaminofén o ibuprofeno.

En cuanto a su modo de administración, la oxicodona en solución, solución concentrada, tabletas y cápsulas deben ingerirse por vía oral de acuerdo con las indicaciones del médico.

No debe suspenderse el uso de oxicodona sin hablar antes con el médico. Si el paciente deja de tomar este medicamento de manera repentina, podría experimentar síntomas de abstinencia, como:

  • Nerviosismo.
  • Ojos llorosos.
  • Secreción nasal.
  • Estornudos.
  • Bostezos.
  • Sudoración.
  • Escalofríos.
  • Dolores de músculos o articulaciones.
  • Debilidad.
  • Ansiedad.
  • Irritabilidad.
  • Depresión.
  • Calambres.
  • Náuseas.
  • Vómitos.

Efectos secundarios de oxicodona

La oxicodona puede ocasionar efectos secundarios como:

  • Boca seca.
  • Dolor de estómago.
  • Somnolencia.
  • Rubor.
  • Dolor de cabeza.
  • Cambios de humor.

Asimismo, algunas de las reacciones secundarias por el uso de oxicodona pueden ser graves e incluyen:

  • Cambios en el ritmo cardiaco.
  • Náuseas, vómitos, falta de apetito, mareos y debilidad.
  • Incapacidad para lograr o mantener una erección.
  • Menstruación irregular.
  • Menos deseo sexual.
  • Dolor de pecho.
  • Urticaria.
  • Picazón.
  • Sarpullido.
  • Ronquera.
  • Inflamación del rostro, garganta, lengua, labios, ojos, manos, pies, tobillos o parte interior de las piernas.
  • Convulsiones.
  • Somnolencia extrema.

¿Cuándo llamar al médico?

Ante la presencia de cualquier efecto secundario, es indispensable informar al médico.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico