Irbesartán, ¿para qué sirve?
Principios Activos

Irbesartán, ¿para qué sirve?

Perteneciente al grupo de medicamentos llamados antagonistas del receptor de la angiotensina II, irbesartán es fármaco que actúa bloqueando la acción de determinadas sustancias naturales que contraen los vasos sanguíneos, lo que permite que la sangre circule mejor y el corazón bombee con mayor eficiencia.

También te puede interesar Hipertensión infantil, cada vez más frecuente

Ya sea solo o en combinación con otros fármacos, irbesartán es medicamento que se utiliza para tratar la presión arterial elevada (hipertensión).

Asimismo, se usa dentro del tratamiento para la enfermedad del riñón provocada por diabetes (tipo 2).

¿Para qué sirve irbesartán y cómo se usa?

La presentación de irbesartán es en tabletas para administrarse por vía oral. Por lo general, debe tomarse una vez al día, con o sin alimentos; a fin de que el paciente no olvide hacerlo, se recomienda administrar el fármaco siempre a la misma hora todos los días.

A menudo, los médicos recetan al principio una dosis baja de irbesartán y luego van aumentándola de forma gradual.

Es importante subrayar que irbesartán controla la presión arterial alta, pero no la cura.

Además del respeto riguroso a las indicaciones del médico en cuanto al uso de fármacos como irbesartán, conviene adoptar ciertos hábitos que pueden ayudar al paciente a controlar la hipertensión.

Efectos secundarios de irbesartán

Como cualquier fármaco, irbesartán puede provocar efectos secundarios, como:

  • Diarrea.
  • Acidez estomacal.
  • Cansancio excesivo.

Ocasionalmente, los efectos secundarios son más graves e incluyen:

  • Inflamación de cara, garganta, lengua, labios, ojos, manos, pies, tobillos o pantorrillas.
  • Ronquera.
  • Dificultad para respirar o tragar.

¿Cuándo llamar al médico?

Ante la presencia de cualquier efecto secundario, es indispensable informar al médico.

Además de saber para qué sirve irbesartán, recuerda que la hipertensión es condición común que debe ser tratada, de lo contrario, puede causar daños en el cerebro, corazón, vasos sanguíneos, riñones y otros órganos.

Igualmente, conviene subrayar que el tratamiento para controlar la presión arterial es una labor de por vida y, a medida que se cumplen años, la rigurosidad con que se hace aumenta. Especialistas advierten que la hipertensión tiende a empeorar con la edad y el paciente no puede saber si su presión arterial está alta sólo por cómo se siente.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico