Fluconazol, ¿sabes para qué se usa este medicamento?
Principios Activos

Fluconazol, ¿sabes para qué se usa este medicamento?

Si no sabes para qué se usa el fluconazol, descuida, ahora sabrás por qué este medicamento aparece con frecuencia en la receta que los médicos ofrecen a pacientes con enfermedades causadas por hongos.

Perteneciente a una clase de antimicóticos llamados triazoles, el fluconazol es medicamento con acción antifúngica, es decir, ayuda en el tratamiento de infecciones por hongos, por ejemplo, infecciones por levaduras de la vagina, boca, garganta, esófago, abdomen, pulmones, sangre y otros órganos.

También te puede interesar Pie de atleta, infección por hongos

Igualmente, es medicamento útil para tratar meningitis provocada por hongos; al mismo tiempo, puede usarse para prevenir infecciones por levaduras en pacientes que probablemente sufran alguna infección porque están siendo tratados con quimioterapia o radioterapia antes de un trasplante de médula ósea.

¿Cómo se usa el fluconazol?

En cuanto a sus presentaciones, el fluconazol se encuentra en tabletas y suspensión (líquido) para administrarse por vía oral; por lo general, debe tomarse una vez al día (con o sin alimentos). La duración del tratamiento depende de la afección que se trate y la respuesta del paciente al medicamento.

Efectos secundarios de fluconazol

El fluconazol puede provocar efectos secundarios como:

  • Dolor de cabeza.
  • Mareos.
  • Diarrea.
  • Dolor de estómago.
  • Acidez estomacal.
  • Cambios en la capacidad para percibir los sabores de los alimentos.

En algunos casos, los efectos secundarios del fluconazol pueden ser graves, como:

  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Cansancio extremo.
  • Sangrado (moretones).
  • Falta de energía y/o pérdida de apetito.
  • Urticaria.
  • Sarpullido.
  • Comezón.
  • Dificultad para respirar o tragar.

¿Cuándo llamar al médico?

Si el consumidor experimenta efectos secundarios graves, debe llamar al médico de inmediato.

Ahora que sabes para qué se usa el fluconazol, sin duda, lo utilizarás con mayor seguridad la próxima vez.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico