Amikacina, ¿qué hace este medicamento?
Principios Activos

Amikacina, ¿qué hace este medicamento?

La amikacina (sulfato de) es antibiótico (de la familia de los aminoglucósidos semisintéticos) de amplio espectro que mata a las bacterias.

Es fármaco útil en el tratamiento de algunas infecciones graves provocadas por bacterias, como meningitis e infecciones en la sangre, abdomen, pulmones, piel, huesos, articulaciones e en el tracto urinario.

También te puede interesar Antibióticos con receta, cambio necesario 

La amikacina no funciona para tratar resfriados, influenza u otras infecciones causadas por virus.

¿Cómo se usa amikacina?

El sulfato de amikacina puede administrarse por vía intramuscular (en el músculo) o intravenosa (en la vena); la dosis debe ser exclusivamente indicada por el médico.

En la mayoría de casos, la inyección de amikacina se aplica cada 8 o 12 horas (2 o 3 veces al día); por lo general, la dosis de amikacina se calcula tomando como base el peso del paciente antes del tratamiento.  

Conviene señalar que la amikacina no debe mezclarse con ningún otro medicamento; pueden administrarse otros fármacos únicamente por separado.

Efectos secundarios de amikacina

Se trata de medicamento que puede provocar reacciones secundarias desagradables, como:

  • Náuseas.
  • Vómito.
  • Diarrea.
  • Dolor de cabeza.
  • Fiebre.

En ocasiones, los efectos secundarios de amikacina pueden ser graves, entre ellos:

  • Sarpullido.
  • Descamación o ampollas en la piel.
  • Picazón.
  • Urticaria.
  • Hinchazón en los ojos, rostro, garganta, lengua o labios.
  • Dificultad para respirar o tragar.
  • Ronquera.
  • Diarrea intensa con o sin fiebre y calambres estomacales.

Cuándo llamar al médico

En caso de sobredosis, es necesario acudir o llamar al médico.

Si el paciente experimenta alguno de los efectos secundarios graves descritos, debe acudir o llamar al médico.

Es importante señalar que tomar antibióticos cuando NO se necesitan, aumenta el riesgo de contraer infecciones más adelante que se resistan al tratamiento con este tipo de medicamentos.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico