Soy adicta al azúcar
Soy adicta al azúcar
Artículo

Trucos para combatir la adicción al azúcar de manera saludable

Si hay más dulces en el cajón de tu escritorio que bolígrafos o papeles, seguro es porque comes golosinas a cada rato mientras trabajas; aunque parece algo sin importancia, este hábito puede causarte problemas. Conoce qué es la adicción al azúcar y cómo desengancharte de ella.

También te puede interesar: Calorías vacías, el pan nuestro de cada día

¿El azúcar causa adicción?

Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) demostró que el azúcar es adictivo; en otras palabras, que su uso compulsivo puede causar enfermedad del cerebro.

Ingesta calórica elevada

Realizada con roedores, la investigación mostró que aquellos animales que consumían cada vez mayor cantidad de azúcar presentaban alteraciones compulsivas similares a las que exhiben los adictos a las drogas.

Los animales del laboratorio revelaron fuerte deseo de ingerir azúcares, necesitando una dosis cada vez mayor para conseguir el efecto inicial (tolerancia), comportamiento también observado en toxicómanos.

También te puede interesar: Niños con sobrepeso: cambios simples que pueden ayudarles

Igualmente, cuando se les retiraba el azúcar a los roedores (luego de acostumbrarlos a él), los investigadores identificaron síntomas y señales biológicas similares a las que manifiestan adictos cuando se interrumpe la administración de la droga.

Más azúcar, más sobrepeso

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud, el consumo de bebidas azucaradas en todo el mundo es elevado, lo que habla de una alimentación de poca calidad debido a que contiene ingredientes que elevan la densidad energética total de la dieta.

Calorías elevadas y obesidad

Esto significa que las calorías aportadas por refrescos o jugos con azúcares añadidos, entre otros productos, tienen poco valor nutricional y, en la mayoría de casos, no brindan la misma sensación de plenitud que ofrece un alimento sólido. En consecuencia, cuando la persona se acostumbra a consumir estos productos, se eleva la ingesta total de energía y, con ella, el aumento de peso.

¡Soy adicta al azúcar! ¿Qué hago?

Soy adicta al azúcar

Según la Organización Mundial de la Salud, el aumento en la ingesta de alimentos de alto contenido calórico, es decir, ricos en azúcar (y grasas), es una de las causas del creciente número de personas con sobrepeso y obesidad a nivel global. De ahí la importancia de limitar la ingesta energética para prevenir que el problema siga en aumento.

Particularmente, la OMS sugiere reducir la ingesta de azúcares libres a menos del 10% de la ingesta calórica total.

Al hablar de "azúcares libres", la máxima autoridad en materia de salud a nivel mundial se refiere a los monosacáridos (glucosa y fructosa, por ejemplo) y disacáridos (sacarosa y azúcar de mesa) añadidos a los alimentos y bebidas por el fabricante, cocinero o consumidor, además de los azúcares naturalmente presentes en miel, jarabes, jugos de frutas y concentrados de jugos de frutas.  

Por si fuera poco, otros estudios han revelado que las tasas de caries dental son mayores cuando la ingesta de azúcares libres supera el 10% de las calorías totales, en comparación con una ingesta inferior al 10%.

Para reducir la presencia de azúcar en tu dieta, puedes tomar en cuenta los siguientes consejos:

  • Atención a las etiquetas. Leer la información nutricional que aparece en las etiquetas de alimentos y bebidas te ayudará a elegir aquellos productos con menor cantidad de azúcar.
  • Azúcares "escondidos". Revisar el contenido nutrimental de los productos que tienes en la alacena te sorprenderá. Por ejemplo, una cucharada de salsa de tomate (cátsup) contiene alrededor de 4 gramos (cerca de una cucharadita) de azúcares libres. Lo mismo ocurrirá si observas con detenimiento las etiquetas de cereales y panes, entre otros alimentos.
  • Evita alimentos ultraprocesados.
  • Aumenta el consumo de productos frescos, como frutas, verduras y legumbres.
  • Sustituye refrescos y bebidas envasadas por agua natural.
  • Utiliza edulcorantes artificiales (endulzan igual pero sin añadir calorías).
  • Cambia tus hábitos poco a poco. Eliminar por completo el uso de azúcar al prepararte un café puede ser difícil, pero reeducar las papilas gustativas es posible si haces cambios paulatinos. Por ejemplo, comienza por agregar 1 cucharadita de azúcar, en vez de 2, al café matutino o elegir dulces sin azúcar.
  • Controla el estrés. A menudo, los nervios nos llevan a buscar un dulce para estar comiendo algo mientras terminamos determinado trabajo que ¡urge! Por ello, aprender a controlar el estrés cotidiano puede ser de gran ayuda cuando estás intentando combatir la adicción al azúcar.

Cada modificación en tus hábitos que permita reducir la cantidad de azúcar en la dieta puede tomar cierto tiempo en mostrar sus beneficios, así que debes tener paciencia. ¡Cuida tu salud!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Laura Ruiz Mata

Laura Ruiz Mata Última actualización: Jue, 25/07/2019 - 13:32