Postres en la dieta, no son tan malos como parecen
Postres en la dieta, no son tan malos como parecen
Artículo

Postres en la dieta, no son tan malos como parecen

Has terminado de comer, pero aún te queda un “hueco” en el estómago, y parte de tu cerebro pide que lo llenes con algo dulce, aunque tu conciencia te dice que eso es inadecuado para una alimentación saludable. ¡No te mortifiques más!, conoce los efectos positivos de los postres en la dieta, así como deliciosas recetas bajas en calorías… ¿Qué opinas de un pay de queso light?

¿Por qué comer postres?

Grasas y azúcares son necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo, no obstante, los postres suelen suprimirse de las dietas debido a que otros alimentos más nutritivos, como las frutas o los productos de origen animal, aportan estos y otros nutrientes. 

Sin embargo, la importancia de los postres en la alimentación radica en que producen estímulos nerviosos que liberan neurotransmisores (dopamina y serotonina), sustancias que brindan sensación de placer o bienestar al ser humano. 

Además, los postres en la dieta estimulan las papilas que perciben sabores dulces luego de ingerir alimentos salados, ácidos o amargos; asimismo, sus atractivos colores, aromas, sabores y texturas ayudan a crear sensación de tranquilidad para acompañar a la digestión. 

Postres con frutas

Utilizar frutas naturales como parte de estos antojos es de lo más recomendable, ya que no sólo proporcionan sabor dulce, también vitaminas, minerales y fibra, dando toque nutritivo. 

Manzana a la gelatina

¡Tienes que probar este postre bajo en calorías!, ya que la manzana es rica en vitaminas A y C, además de fibra.

Ingredientes:

  • 8 manzanas rojas pequeñas.
  • 2 tazas de agua.
  • 1 rama de canela.
  • 2 paquetes de gelatina roja light.
  • ½ taza de Splenda®, endulzante granulado cero calorías.

* Moldes individuales para gelatina.

Preparación:

  • Pela, descorazona y corta en cubitos las manzanas; colócalas en una cacerola.
  • Mezcla en un tazón el agua, canela, gelatina y Splenda®.
  • Agrega las manzanas y hierve durante 6 minutos a fuego lento.
  • Puedes dividir la gelatina en porciones individuales en pequeños moldes, pero procura que en cada uno caigan trozos de manzana.
  • Refrigera durante 6 horas y sirve bien fría. 

Postres bajos en calorías = Postres que no engordan

Utilizar endulzante cero calorías como Splenda® en lugar de azúcares y jarabes; preferir harina integral en vez de harina refinada; evitar el exceso de frituras, así como la reutilización de aceite, te permitirá disfrutar de estos manjares sin culpas. 

Cheesecake light

Dentro de los postres dietéticos, el pay de queso light es el “rey de reyes”. Sólo recuerda que “light” no significa “comer en exceso”.

Ingredientes (6 porciones):

Para la base:

  • 180 g. de galletas Marías molidas.
  • 40 g. de mantequilla light blanda.

Para el cheesecake:

  • 500 g. de yogurt griego descremado.
  • 60 g. de queso crema bajo en calorías.
  • 3 huevos.
  • 2 cucharadas de harina integral.
  • 60 g. de Splenda®, endulzante granulado cero calorías.
  • El jugo de un limón.

* Recipiente para pay, tazón y tenedor.

Preparación:

Para la base:

  • Tritura las galletas hasta que queden bien molidas.
  • Agrega la mantequilla blanda y mezcla bien.
  • Coloca y presiona la masa en un recipiente para pay.
  • Refrigera aproximadamente 30 minutos o hasta que tenga consistencia sólida.

Para el cheesecake:

  • Bate el yogurt griego con el queso crema y las yemas de los huevos.
  • Añade la harina, el endulzante sin calorías Splenda® y el jugo de limón.
  • En un tazón, bate las claras a punto de nieve e incorpóralas a la mezcla anterior.
  • Vierte esta preparación en la base de galletas.
  • Hornea a 300 °C durante los primeros 10 minutos, luego baja a 180 °C  durante 20 minutos más.
  • Deja enfriar a temperatura ambiente y, si lo deseas, refrigera hasta servir el cheesecake light helado. 

Ansiedad por los postres

Si después de comer e ingerir tu postre vuelves a sentir la necesidad de consumir algo dulce a media tarde, espera al menos 10 minutos antes de correr a devorar algún pastelito y distrae tu atención realizando otras actividades, cuando pase el tiempo, habrás vencido esa sensación y te darás cuenta que no era necesario comer en ese momento. 

Uno de los mejores remedios para controlar la ansiedad por los postres es hacer ejercicio; practícalo 30 minutos al día, al menos, 3 ó 4 veces por semana. 

Incluir postres en la dieta, ¡sí se puede!

Si te has sometido a dietas para bajar de peso, no trates de privarte totalmente de los dulces y postres, pues sólo sentirás más ansiedad, y en cuanto concluyas tu régimen, correrás a buscarlos. Por ello, toma en cuenta lo siguiente: 

  • Procura saciar tu antojo mediante postres con frutas de temporada; el fin de semana puedes probar otras opciones.
  • Sírvete o pide que te sirvan porciones pequeñas de pastel, flan, pay o cualquier otro antojo.
  • Comparte tu postre con una o varias personas.
  • Si te da hambre entre comidas, no corras a comprar algo dulce. Opta por frutos secos como nueces, almendras, cacahuetes, pistaches, piñones o avellanas.
  • Si planeas consumir postre, regula la cantidad de alimentos que ingieres durante la comida (come menos sopa, por ejemplo).
  • Cuando puedas, elige postres bajos en calorías y grasas; muchos restaurantes los ofrecen en sus menúes.
  • No acompañes tu “pedacito de cielo” con bebidas azucaradas.
  • Evita tener en casa dulces, pasteles y chocolates.
  • Aprende a preparar postres light con endulzante cero calorías, como Splenda® Granulado. 

Si a pesar de todo esto, pierdes el control sobre tu alimentación y la ansiedad por los postres te vence, averigua los momentos en que esto te sucede, puede ser que tengas problemas de estrés, soledad o aburrimiento. Si es así, no dudes en solicitar ayuda profesional. 

Recuerda que todo exceso en la comida es perjudicial, así que ¡no abuses de los postres!

Cuando pienses en azúcar, usa Splenda®

Edulcorante Splenada

 Fuentes: 

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico