Diferencias entre azúcar y sucralosa
Diferencias entre azúcar y sucralosa
Artículo

Diferencias entre azúcar y sucralosa

El azúcar es una de las principales fuentes de energía para el ser humano, pero consumir azúcar refinado o sacarosa en exceso lo convierte en el mejor aliado de enfermedades como obesidad y diabetes, entre otras.

Afortunadamente, existen sustitutos de azúcar que dan dulce sabor a los alimentos sin necesidad de consumir calorías; uno de ellos es la sucralosa pero, ¿qué la hace diferente del azúcar? 

Azúcar de caña, edulcorante natural fuente de energía

Considerado dentro del grupo de los carbohidratos o hidratos de carbono (nutriente fundamental para la obtención de energía), el azúcar se obtiene de la caña y pasa por un proceso de refinación para cristalizarse, volverse inoloro y soluble al agua. 

Según su grado de refinamiento, hay diferentes tipos de azúcar, como glass, moreno o mascabado. Sin embargo, el que más se usa en los hogares es el azúcar de mesa o azúcar blanca. Se trata de un carbohidrato simple (de rápida absorción) conocido también como sacarosa o azúcar de caña, el cual pasa por muchos procesos de refinamiento y blanqueamiento para consumo humano. Cuanto más fina y blanca, menos nutrientes posee. 

Es recomendable que la ingesta de sacarosa no supere 10% del valor calórico del régimen alimenticio diario: si el azúcar refinado aporta 4 calorías por gramo, en una dieta de 2 mil 200 calorías, la ingesta de 55 gramos diarios de azúcar sería adecuada. 

Si consideramos que los refrescos de 600 ml (el tamaño más consumido en México) tienen entre 60 y 78 gramos, la principal desventaja (sobre todo para personas con enfermedades como obesidad y diabetes) del azúcar de caña es su consumo en exceso, ya que con un solo refresco se rebasa la ingesta recomendada por día, aunque también habría que sumar la sacarosa proveniente de otras fuentes como cereales integrales, leches saborizadas, yogurts o café (una cucharada cafetera puede contener hasta 5 gramos de azúcar), entre otras. 

En lo que respecta a la salud bucodental, el azúcar puede provocar caries por acumulación de residuos en la dentadura (aunque su ingesta no es factor determinante, pues esta afección está ligada, principalmente, a falta de higiene bucal). 

Sucralosa, dulce alternativa

La sucralosa es un derivado del azúcar que se obtiene por medio de cloración selectiva. Es el ingrediente endulzante sin calorías en todos los productos Splenda®, 600 veces más dulce que el azúcar. 

Si bien se ha cuestionado la adición de cloro para convertir la sacarosa en sucralosa, ni sucralosa ni cloro se acumulan en el organismo. Por el contrario, es la presencia de este elemento lo que impide que la sucralosa sea descompuesta por el cuerpo para obtener energía, es decir, para consumir calorías. 

Otros sustitutos de azúcar, como aspartame, sacarina y acelsufame K sólo son cerca de 200 veces más dulces que la sacarosa, por lo que se suele requerir más cantidad de estas sustancias para igualar a la sucralosa. 

A diferencia de otros endulzantes no calóricos que pueden dejar una sensación amarga tras su ingesta, como la sacarina, el sabor de la sucralosa es más parecido al del azúcar. Además, se elimina del cuerpo en máximo 13 horas, previniendo su acumulación. 

¿Cuáles son las principales diferencias entre azúcar y sucralosa?

El sentido del gusto detecta por igual forma sucralosa o azúcar, pero hay diferencias entre ambos endulzantes, como son: 

Azúcar o sacarosa

Sucralosa

Se puede utilizar con moderación en todo tipo de alimentos y bebidas, aunque su consumo es restringido en padecimientos como obesidad y diabetes.

Es posible agregarla a cualquier alimento o bebida, incluso cuando se requiere consumir calorías moderadamente, se es niño o se está embarazada. Asimismo, usar productos con endulzantes no calóricos en conjunto con actividad física regular beneficia el control del sobrepeso.

La sacarosa aporta 4 calorías por gramo.

El cuerpo humano no reconoce la sucralosa como azúcar ni como carbohidrato, por tanto, no la metaboliza para obtener energía, lo que significa que no aporta calorías.

Consumo excesivo y frecuente de azúcar refinado puede contribuir a enfermedades como obesidad y diabetes.

La sucralosa no tiene efecto en la secreción de insulina, es apta como endulzante sin calorías para personas con diabetes y obesidad; no hay evidencia de que la sucralosa cause cáncer o represente cualquier otra amenaza para la salud.

Una lata de 350 ml de refresco contiene hasta 40 gramos de azúcar.

Una lata de 350 ml de refresco dietético requiere solamente 70 miligramos (0.07 g) de sucralosa.

Posee elevada capacidad de adherencia al esmalte dental, factor de riesgo para caries. Asimismo, puede causar problemas gastrointestinales (como acidez, indigestión o colitis), principalmente cuando se combina con otras sustancias.

La sucralosa no es una sustancia sobre la que actúen bacterias de la boca o del intestino, por lo que no tiene consecuencias en los dientes ni en el tracto gastrointestinal.

Ahora que conoces un poco más sobre edulcorantes naturales y artificiales, ¿cuál endulzará tu vida: sucralosa o azúcar

Cuando pienses en azúcar, usa Splenda®

Edulcorante Splenada

 

Fuentes:

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico