7 medicamentos que dañan el hígado
7 medicamentos que dañan el hígado
Artículo

7 medicamentos que dañan el hígado

Si usas fármacos con frecuencia, saber cuáles son los medicamentos que dañan el hígado te ayudará a prevenir problemas.

¿Por qué causan daño hepático algunos medicamentos?

El hígado es el órgano de mayor tamaño en el organismo; le ayuda a digerir los alimentos, almacenar energía y eliminar toxinas; desafortunadamente, existen numerosas sustancias que pueden dañarlo y entre ellas, muchas son medicamentos (con y sin receta).

Después de ingerir los fármacos por vía oral, éstos son transportados en el torrente sanguíneo desde los intestinos al hígado, donde se transforman en sustancias químicas activas y productos derivados; el problema es que algunos pueden afectar la funcionalidad de este órgano, producir lesiones o ambas cosas.

Medicamentos dañinos para el hígado

Los fármacos pueden afectar el hígado al lesionar directamente sus células (hepáticas), bloqueando el flujo de bilis desde el hígado o haciendo ambas cosas.

Entre el listado de medicamentos que pueden causar daño hepático, se encuentran:

  • Analgésicos y antipiréticos que contienen paracetamol (acetaminofeno): sobre todo, si se consumen en dosis más elevadas a las recomendadas.
  • Antiinflamatorios no esteroides (AINE): ibuprofeno, diclofenaco y naproxeno pueden causar inflamación del hígado inducida por medicamentos.
  • Antibióticos: amoxicilina, clindamicina, eritromicina, sulfamidas y tetraciclinas, entre otros.
  • Anticonvulsivos: como carbamazepina, fenitoína o valproato.
  • Antidepresivos.
  • Antimicóticos: ketoconazol y terbinafina, por ejemplo.
  • Píldoras anticonceptivas.

El consumo de alcohol aumenta el riesgo de daño hepático derivado de los medicamentos debido a que cambia la forma en la que éstos se metabolizan en el hígado, razón suficiente para evitar ingerirlo siempre que uses fármacos.

Para prevenir daños a este vital órgano, científicos especializados en enfermedades del hígado recomiendan utilizar los medicamentos en la dosis recomendada e informar al profesional de la salud sobre cualquier producto que estés tomando antes de iniciar algún tratamiento.

Igualmente, si percibes algún cambio en tu cuerpo después de iniciar un tratamiento farmacológico, es recomendable que hables con tu médico para identificar si es consecuencia (efecto secundario) del medicamento y, en todo caso, cómo tratarlo. 

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico