a que temperatura convulsiona un niño
a que temperatura convulsiona un niño
Artículo

A qué temperatura convulsiona un niño

Las convulsiones son el miedo más grande de los padres de niños pequeños, ya que un poco de fiebre basta para tener una emergencia de salud. Descubre a qué temperatura convulsiona un niño y qué hacer para evitarlo.

Después de los 38°C (100.4°Fahrenheit, dependiendo del termómetro que utilices) se considera fiebre. Todo ser humano se puede convulsionar por temperatura alta, pero en los niños menores de 10 años el riesgo es más alto.

También te puede interesar: Qué es y cómo atender una convulsión en niños

A esto se le llama convulsión febril y pueden durar entre unos cuantos segundos hasta minutos. Al terminar la convulsión, es común que el paciente se sienta confundido, aletargado y sin recordar lo ocurrido.

Signos y síntomas de convulsiones febriles en niños

Si un niño tiene fiebre, debes tener en cuenta que su riesgo de convulsionarse es alto. La temperatura siempre será la principal señal de alarma.

También te puede interesar: Guía para bajar la fiebre en niños

Sin embargo, previo a una convulsión las personas experimentan algo llamado halo, que puede manifestarse como:

  • Falta de energía.
  • Escalofríos.
  • Falta de hambre o dificultad para respirar.
  • Llanto o géminos incontrolables.
  • Vómito y mareo.

Si notas cualquiera de estos síntomas en un niño, busca atención médica de inmediato y sigue al pie de la letra las indicaciones del pediatra.

consecuencias cuando un nino convulsiona

¿Cómo identificar una convulsión?

No todas las convulsiones son iguales, pero se caracterizan por una pérdida de la conciencia (desmayo) acompañada de espasmos musculares y rigidez de las extremidades.

También es posible que sólo se sacuda una extremidad o la mitad del cuerpo.

Otras señales frecuentes de convulsiones por fiebre en niños son:

  • Poner los ojos en blanco (girar los ojos hasta el extremo superior).
  • Quejidos.
  • Vómito durante la convulsión.
  • Relajación de esfínteres (pueden orinar o defecar).

¿Qué hacer durante una convulsión en niños?

  1. Las convulsiones se detienen por sí solas, así que lo único que puedes hacer durante este episodio es asegurarte de que el niño no se haga daño.
  2. Si detectas que el niño está muy mareado o parece que se va a quedar dormido estando de pie, ayúdalo a sentarse en una superficie firme. Puede ser sobre una cobija puesta en el suelo.
  3. Si puedes, colócalo en una superficie suave (como una cama) retirando todos los objetos cercanos (incluso las cobijas y almohadas).
  4. Muévelo de lugar únicamente si está cerca de algún peligro.
  5. Afloja cualquier prenda que le quede ceñida al cuerpo, especialmente si tiene algo en el cuello.
  6. Por ningún motivo metas algo a su boca, especialmente tu mano, ya que la mordida puede ser muy severa.
  7. Si el niño vomita o expulsa algún fluido por la boca (como saliva o espuma), ponlo de lado y deja que caiga por sí sola.
  8. Quédate con el niño en todo momento y hasta que termine la convulsión.
  9. Una vez que haya pasado, comunícate con los servicios médicos para recibir indicaciones o ve directamente al hospital.
  10. Intenta bajar la fiebre con medios físicos (nunca con medicamentos no prescritos para el niño); puedes colocar trapos húmedos en su frente.
  11. Presta atención a cuánto tiempo duran las convulsiones (te lo va a preguntar el médico). Una convulsión de menos de 15 minutos no suele ser grave.

Convulsiones nocturnas en niños, ¿por qué ocurren?

Dicen que las emergencias siempre ocurren en el peor momento. La fiebre se relaciona con una infección y es una reacción natural del organismo para combatir virus o bacterias.

Sin embargo, los niños menores de 5 años suelen ser menos resistentes a estos cambios de temperatura corporal, por lo que su cerebro desarrolla una reacción adversa que origina las convulsiones.

Mitos de las convulsiones febriles

Las convulsiones por fiebre en niños son comunes y no se relacionan con un mal cuidado por parte de los padres.

  • No son una señal de epilepsia ni aumentan el riesgo de tener este padecimiento.
  • Sí pueden morderse la lengua, pero tampoco se recomienda colocar nada en su boca, mejor es girarlo de lado.
  • Las consecuencias de cuando un niño se convulsiona no suelen ser mayores. Evita que se golpeé durante la convulsión y busca ayuda médica inmediatamente.
  • Las convulsiones no son sinónimo de daño cerebral, una convulsión febril no causa daño en el cerebro, pero debe ser tratado a tiempo ya que la infección sí puede poner en riesgo su salud.
  • 50% de los niños no suele tener un segundo episodio de convulsiones febriles en su vida.

Ahora que sabes a qué temperatura convulsiona un niño y qué hacer en caso de convulsiones febriles, recuerda que es mejor consultar al pediatra desde que el niño empieza con fiebre.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Emanuel Ávila

Emanuel Ávila Última actualización: Jue, 18/06/2020 - 17:25