Niños que roncan mucho
Niños que roncan mucho
Artículo

Mi hijo ronca mucho, ¿qué puedo hacer para ayudarlo?

Se calcula que uno de cada 10 niños lo hacen, por lo que no es extraño tener a alguno en casa; lo raro es que la mayoría de los padres desconoce las causas. Esta información es para ti que eres mamá y has pensado: "Mi hijo ronca mucho, ¿por qué?"

¿Por qué ronca mi hijo?

De acuerdo con la Fundación Nacional del Sueño, la mayoría de los niños roncan en las noches (se calcula que 1 de cada 10 lo hace).

También te puede interesar: Adenoides, defensoras de la garganta

El ronquido es un ruido que se produce durante el sueño cuando el niño está respirando y hay un bloqueo del aire que pasa por la parte posterior de la boca.

Mientras la apertura y el cierre del paso de aire hacen que vibren los tejidos de la garganta, la intensidad del sonido depende de la cantidad de aire que circula y la velocidad con que vibra el tejido de la garganta.

Si bien puede aparecer en cualquier momento, durante la lactancia y los primeros años de vida el ronquido es habitual en los pequeños aunque su frecuencia declina a partir de los 9 años.  

Los factores relacionados con el ronquido en niños pequeños incluyen:

Infecciones virales en niños

  • Exposición a alérgenos.
  • Infecciones respiratorias virales.
  • Contaminación ambiental (sobre todo, exposición al humo de tabaco).
  • Factores genéticos.

A medida que el pequeño crece, la obesidad y la hipertrofia de adenoides; de hecho, datos de la Biblioteca Nacional de Medicina señalan que los niños con estos tejidos linfáticos hinchados a menudo respiran a través de la boca debido a que la nariz está bloqueada y, en consecuencia, roncan mucho, suelen estar inquietos mientras duermen y tener episodios de ausencia de la respiración por la noche (apnea del sueño).

Apnea del sueño en niños

Médicos y científicos de todo el mundo están cada día más preocupados ante el aumento de obesidad en los niños por distintas razones; una de ellas tiene que ver con sus efectos en la calidad del sueño infantil.

El problema es que, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (en Estados Unidos), la apnea del sueño es frecuente en niños con sobrepeso; este trastorno respiratorio provoca una interrupción de la respiración durante el sueño (dura 10 segundos, al menos) y se caracteriza por ronquidos fuertes, dificultad para respirar (los niveles de oxígeno en la sangre pueden bajar drásticamente).

Problemas conductuales en niños que roncan

De acuerdo con estudio publicado en la revista Pediatrics, los niños en edad preescolar que roncan fuertemente de manera regular podrían tener mayor riesgo de problemas conductuales, incluyendo hiperactividad, trastornos de atención y depresión.

Dato adicional interesante que descubrieron los investigadores señaló que la lactancia podría ayudar a proteger a los pequeños de roncar y de su impacto negativo sobre la conducta.

Aunque los autores del trabajo no saben exactamente cómo roncar a los 2 y 3 años eleva el riesgo de problemas conductuales, aseguraron que un sueño de mala calidad podría ser responsable de ello.

Lactancia prolongada reduce riesgo de ronquidos en niños

De ahí su recomendación a las nuevas madres para que "consideren firmemente dar el pecho durante todo el tiempo que sea posible, ya que puede tener efecto protector contra los ronquidos".

¿Qué hacer?

Una vez que el médico revisa al niño para identificar las causas del ronquido, puede determinar la terapia. En este sentido, las opciones podrían incluir:

  • Remoción de las amígdalas y adenoides. En ocasiones, el médico puede sugerir que el paciente sea examinado por un otorrinolaringólogo para que analice la remoción de las amígdalas y adenoides. Con frecuencia, este procedimiento mejora la apnea del sueño del pequeño gracias a que "abre" las vías aéreas.
  • Atención a alergias o resfriados. Es importante tratar los problemas de salud responsables de que el niño ronque, por ejemplo, alergia o algún resfriado. Llévalo al pediatra y sigue al pie de la letra sus indicaciones.
  • Limpieza nasal. Cuando un pequeño tiene resfriado o gripe, la congestión nasal suele estar presente y, además de dificultar la respiración, puede hacerlo roncar. Revisa su nariz antes de dormir para liberar los conductos nasales y garantizar un sueño profundo sin interrupciones.
  • Líquidos en abundancia. Beber jugos, leche o agua natural con frecuencia a lo largo del día puede ayudar a hidratar las vías respiratorias en el pequeño y reducir el riesgo de resequedad nasal que, al llegar la noche, facilite los ronquidos.

Si el problema de los ronquidos es temporal o está relacionado con un resfriado, pasará en poco tiempo; por el contrario, si tu niño ronca mucho y presenta trastornos del sueño, lo más inteligente es llevarlo con el médico para una evaluación formal.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Laura Ruiz Mata

Laura Ruiz Mata Última actualización: Mar, 23/07/2019 - 17:04