Embarazo en tiempos de coronavirus
Embarazo en tiempos de coronavirus
Artículo

Intubada, mi esposa peleó contra el COVID-19 y salvó 2 vidas

Dicen que su caso es una lección de sobrevivencia en medio de la pandemia y eso me reconforta, pero sé que todavía falta mucho para vencer por completo al coronavirus y sus consecuencias.

Embarazo en tiempos de COVID-19

Embarazo en tiempos de coronavirus

Con 31 semanas de embarazo, Ana y yo llegamos al hospital. Mi esposa tenía fiebre y casi no podía respirar, así que de inmediato la atendieron para tratar sus síntomas de COVID-19 y proteger al bebé que venía en camino. Debido a que registraba niveles ínfimos de oxígeno, fue necesario que le brindaran ventilación mecánica, sí, ¡la intubaron! y tuve que despedirme de los dos.

También te puede interesar: Embarazo y coronavirus: ¿qué hago para proteger a mi bebé?

A pesar de que había una máquina ayudando a que pudiera respirar, su estado no mejoró y fue necesario pasarla a terapia intensiva, donde no sólo presentó problemas neurológicos, hepáticos y pulmonares, también surgieron complicaciones en la gestación.

El bebé comenzó a presentar sufrimiento fetal, esto es, taquicardia y pérdida de líquido amniótico; fue necesario adelantar el parto mientras mi esposa seguía intubada.

Parto prematuro

Aunque mi hijo llegó a este mundo con bajo peso y tuvo que esperar 7 días para “conocer” a su mamá, nació sano y, al igual que Ana, están libres de coronavirus.  

Me enteré de todo esto gracias al personal de la clínica, que a través de videollamadas (con teléfonos celulares y tablets) ayuda a los familiares de pacientes aislados por tener COVID-19 a conocer su estado de salud.

El propósito, dicen, es cuidar el bienestar emocional tanto de los enfermos y sus seres queridos, como de los propios trabajadores que colaboran en las unidades hospitalarias, además de mantener el aislamiento para evitar contagios. Hubiera preferido estar al lado de mi esposa todo el tiempo, vigilándola y hablando con ella para darle ánimos, pero la pandemia de coronavirus ha impedido que los pacientes puedan estar acompañados. ¡Qué difícil!

Problemas para alimentarse

Debido a que permaneció intubada por varios días, Ana sufrió una disfunción en el aparato deglutorio que le impide alimentarse de forma correcta y segura, es decir, no puede tragar la comida con normalidad.

Los médicos nos habían advertido que probablemente tendría dificultades para comer, así que ahora sólo nos queda tener paciencia para que el problema desaparezca.

En el hospital nos dijeron que la disfagia se revertirá sola, por lo que en una semana, aproximadamente, Ana recuperará su capacidad deglutoria y volverá a disfrutar de los alimentos como siempre.

De cualquier forma, debemos estar atentos, porque si el problema persiste, puede provocar malnutrición y deshidratación; incluso, hay posibilidades de que los pulmones se hayan dañado debido a la infección por SARS-CoV-2 y en el futuro Ana tenga dificultades para respirar.

Cuidados durante el posparto

Después de haber pasado días en los que la vida de Ana y mi hijo estaba en peligro, ahora en casa estamos muy tranquilos y agradecidos con esta nueva oportunidad. Los médicos pidieron a mi esposa tomar las cosas con calma, limitarse a descansar y recuperarse de la enfermedad.

También insistieron mucho en que haber derrotado al coronavirus no es pretexto para olvidarnos de las medidas de prevención, como lavarnos las manos continuamente, quedarnos en casa y desinfectar cualquier superficie con la que estemos en contacto.

Aunque no podemos recibir visitas para conocer al bebé, hemos tenido tiempo para cuidarnos y convivir sin prisas, disfrutando cada instante del pequeño, que en pocos días ha ganado peso. Ana no pudo darle leche materna (pasó varios días intubada desde que nació el bebé), pero lo está alimentando con leche de fórmula que los médicos indicaron y le ha caído de maravilla.

Para vigilar la evolución de mi esposa en su recuperación del COVID-19 y la etapa del posparto, hemos podido hablar con médicos a través de videollamadas, lo cual nos evita salir a la calle y trasladarnos hasta la clínica.   

Hoy que tantas personas han perdido la batalla contra el coronavirus, nos sentimos afortunados de poder narrar todo lo vivido dentro del hospital, pero sobre todo, agradecidos con el personal de salud que nunca dejó de luchar por la recuperación de Ana y trajo al mundo a mi hijo.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Laura Ruiz Mata

Laura Ruiz Mata Última actualización: Jue, 04/06/2020 - 12:11