Efectos psicológicos después de un aborto voluntario
Efectos psicológicos después de un aborto voluntario
Artículo

Efectos psicológicos después de un aborto voluntario

Además de ser un proceso físicamente impactante, los efectos del aborto en la salud mental son diferentes en cada mujer. Te decimos cuáles son las consecuencias emocionales de esta decisión que los científicos han identificado.

También te puede interesar Cuándo es legal el aborto

Efectos del aborto en la salud mental

Siempre ha generado polémica la existencia o no de alteraciones en la salud mental de la mujer ligadas al aborto, por lo que vale la pena resaltar la mayoría de opiniones.

Por un lado, algunos expertos reconocen que las consecuencias emocionales del aborto voluntario en la mujer son importantes y pueden provocar efectos como:

  • Problemas de salud mental posteriores. La presión para interrumpir el embarazo que puede sufrir una mujer por parte de su pareja, la actitud negativa hacia el aborto y la percepción poco favorable del procedimiento mismo, elevan el riesgo de que se manifiesten afecciones emocionales después de haber pasado por dicho procedimiento.
  • Dificultades emocionales previas. Una mujer que tiene antecedentes de problemas de salud mental antes del aborto, presenta mayores probabilidades de sufrir trastornos emocionales posteriores.
  • Embarazo no planeado. Si la gestación no fue resultado de una planificación (ya sea individual o de la pareja), la mujer enfrenta riesgo de sufrir problemas psicológicos serios después del aborto.
  • Experiencias psicológicas similares a la muerte del recién nacido. Se sabe que la interrupción de un embarazo deseado se puede asociar con experiencias psicológicas negativas comparables a aquellas relacionadas con el nacimiento de un bebé muerto o bien, al fallecimiento del recién nacido.

El otro lado de la moneda

Estudios recientes publicados en JAMA Psychiatry, llegaron a la conclusión de que los efectos del aborto en la salud mental no son tan serios como hace tiempo se creía. De hecho, este trabajo encontró aumento de síntomas psicológicos en las mujeres que decidieron tener un aborto voluntario, pero solamente cuando no les fue permitido someterse al procedimiento porque sus embarazos habían sobrepasado la fecha límite.

Asimismo, los investigadores descubrieron que la angustia de las mujeres fue breve (ya sea gracias a que buscaran abortar en otro lado o que tuvieran al bebé). De acuerdo con el estudio, aproximadamente 6 meses después de que las pacientes fueran rechazadas en la primera clínica, su salud mental se parecía a la de quienes habían abortado.

"Este estudio nos habla de la resiliencia de la gente que lidia lo mejor que puede con las circunstancias y sale adelante", dijo Katie Watson, especialista en bioética de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, quien no participó en la investigación.

No obstante, la mayoría de especialistas coinciden en que el aborto es un procedimiento relativamente "benigno" en lo que respecta a los efectos en el terreno emocional, excepto cuando la mujer experimenta trastornos de salud mental previos a la interrupción voluntaria del embarazo.

Independientemente de los efectos del aborto en la salud mental, conviene señalar que la decisión de interrumpir un embarazo es personal y, en el mejor de los casos, debe estar respaldada por la opinión de un médico, a fin de cuidar la salud física y emocional de la mujer.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Laura Ruiz Mata

Laura Ruiz Mata Última actualización: Lun, 01/04/2019 - 16:57