8 hábitos que alteran tu sueño
8 hábitos que alteran tu sueño
Artículo

8 hábitos que alteran tu sueño

¿Te ha pasado que durante el día quisieras tener una cama cerca para dormir después de comer y, al llegar la noche, tus ojos "se niegan" a cerrarse?

También te puede interesar Síndrome de apnea del sueño

El problema parece relacionarse con determinadas conductas que, por fortuna, pueden modificarse. Conoce hábitos que alteran el sueño y cómo identificarlos.

Dormir bien para ¡despertar mejor!

El sueño es complejo proceso biológico que permite al cerebro y al cuerpo realizar funciones para que el organismo se mantenga en óptimo estado; si no obtiene suficiente sueño de calidad, el individuo no sólo se siente cansado, su salud física y mental también se ven afectadas.

De acuerdo con los Institutos Nacionales de Salud en Estados Unidos, cuando pasas noches sin descansar, dormir más al otro día no te ayuda a recuperar el sueño perdido, es decir, si el sueño es inadecuado, se acumula una deuda de sueño que, a medida que aumenta, ¡es imposible saldar!

Hábitos que alteran el sueño: ¿cómo identificarlos?

A pesar de terminar el día con fatiga, muchas personas no consiguen dormir adecuadamente y, en la mayoría de casos, se debe a que presentan algún trastorno del sueño (insomnio, apnea, somnolencia diurna y/o sonambulismo) o bien, realizan conductas que impiden descansar plenamente toda la noche, como:

1. Estrés. Si te angustias porque no concilias el sueño y cada vez está más cerca el amanecer, elimina de tu mente las preocupaciones. Recuerda, el estrés agrava el insomnio.

Hábitos que alteran tu sueño
¡Sacar las preocupaciones de la mente puede ayudarte a conciliar el sueño!

2. ¡Fuera pantallas! Elimina de tu habitación la computadora, Tablet, televisión o papeles pendientes por revisar y, por supuesto, ¡apaga el celular! Ninguno de estos elementos ayuda a que concilies el sueño rápidamente.

Hábitos que alteran tu sueño
¡Olvida el celular, por lo menos, en la noche!

3. Ambiente adecuado. Evita encender todas las luces, pues sólo consigues elevar la temperatura de tu habitación y perturbar tu sueño. Además, procura que el espacio se mantenga fresco a lo largo del día, de lo contrario, no conseguirás dormir a pierna suelta.

4. Tiende tu cama. Llegar a la cama y encontrar cobijas amontonadas suele quitarnos las ganas de dormir. Por el contrario, cuando te acuestas en una cama con sábanas suaves, perfectamente ajustadas al tamaño del colchón y acompañadas de almohadas firmes, el escenario para conciliar el sueño es ¡perfecto!

5. ¡Adiós estimulantes! Si acostumbras fumar, consumir alcohol o determinadas bebidas antes de ir a la cama, difícilmente conseguirás conciliar el sueño. Las sustancias contenidas en el tabaco o el alcohol, además de la cafeína, estimulan tu organismo y te mantienen alerta.

Hábitos que alteran tu sueño
Tomar bebidas estimulantes antes de ir a la cama ¡jamás te ayudará a dormir toda la noche!

6. Relajación, indispensable. Procura mantener una rutina "arrulladora" antes de dormir, puede adormecerte y facilitar que concilies el sueño. Por ejemplo, date un baño caliente, algún masaje en los pies, toma leche tibia o realiza movimientos suaves que te brinden relajación.

Hábitos que alteran tu sueño
Para conciliar el sueño, debes llegar relajada a la cama.

7. Puntual visita a la cama. Una vez que te acostumbres a ir a la cama (¡y despertar!) siempre a la misma hora, incluso los fines de semana, tu organismo ajustará al reloj biológico que todos llevamos dentro y respetará el horario que le hayas establecido.

8. Acércate a tu pareja. Este puede ser de los mejores hábitos para conciliar el sueño, debido a que el sexo produce endorfinas, hormonas que ayudan a la relajación y contribuyen a la sensación de bienestar.

Si las dificultades para dormir toda la noche se vuelven crónicas, consulta al especialista para que identifique las posibles causas e indique el tratamiento más adecuado a tu caso.

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico