Síndrome de Rapunzel, te decimos qué es

Aunque es muy raro, el síndrome de Rapunzel existe y sus síntomas son de cuidado.
Aunque es muy raro, el síndrome de Rapunzel existe y sus síntomas son de cuidado.

No, no se trata de un cuento de hadas. El síndrome de Rapunzel es un problema de salud verdaderamente raro y peligroso que afecta especialmente a mujeres jóvenes. 

También te puede interesar: Tricotilomanía: cabello, víctima de la ansiedad

Ni los hermanos Grimm, creadores del mítico cuento de Rapunzel, pudieron pensar en una historia más extraña.

El síndrome de Rapunzel es, en realidad, un desorden psiquiátrico en el que la persona sufre una obsesión por arrancar y comer su propio cabello.

La Asociación Española de Pediatría explica que aunque todo inicia por la tricotilomanía, el verdadero problema se da en el estómago e intestinos, ya que no pueden digerir el cabello humano.

También te puede interesar: Enfermedades raras, ¿cuáles y cómo son?

Los primeros cabellos son desechados por el cuerpo de forma natural a través de las heces, pero conforme la persona lo hace más y más seguido, se va a acumular en alguna parte del estómago o intestinos (normalmente en el duodeno o el píloro).

A decir de la Clínica Mayo, a esta acumulación se le llama bezoar y puede causar obstrucción severa del tracto digestivo o perforación de algún órgano por la presión que causa.

Cuando llega a este punto, la única opción es extraerlo quirúrgicamente.

Síndrome de Rapunzel
El síndrome de Rapunzel es una enfermedad ligada al estrés y la ansiedad.

Síntomas del síndrome de Rapunzel

Aunque muy notorios, los síntomas del síndrome de Rapunzel pueden ser confundidos con estas enfermedades:

Su diagnóstico es complejo, ya que afecta a menos del 0.5% de la población mundial.

Las más propensas a tener síndrome de Rapunzel son mujeres de entre 12 y 16 años.

Si tú o una conocida sufren alguno de estos síntomas puede que no se trate de síndrome de Rapunzel, pero lo mejor es consultar a un especialista, ya que todos los síntomas se consideran graves.

Ahora que sabes qué es el síndrome de Rapunzel, ¿crees conocer a alguien que lo pueda padecer?

descarga este artículo en PDF