5 tips para saber que tu gimnasio está limpio

Descubre en qué fijarte para saber si tu gimnasio cumple con las normas de higiene.
Descubre en qué fijarte para saber si tu gimnasio cumple con las normas de higiene.

Los gimnasios son un foco rojo de infecciones y enfermedades. Para evitarlo, mantente atento a estas normas de higiene que debería tener un gimnasio.

Ventilación

Este punto es esencial, estar en un lugar encerrado con mucha gente multiplica el riesgo de contagio de enfermedades infecciosas. Revisa que tu gimnasio tenga suficiente ventilación para permitir la entrada y salida de aire.

También te puede interesar: 5 tips para saber que tu entrenador está preparado

Aunque no es lo mejor, si cuenta con sistemas de aire acondicionado, verifica que usen y cambien regularmente los filtros y que te sientas cómodo/a con la temperatura e intensidad.

Vestidores, baños y duchas

No por ser un gimnasio deja de ser un espacio público. Revisa que no haya fugas de agua, que estén en constante limpieza y cuenten con buena ventilación.

También te puede interesar: Deporte y audífonos, mala combinación 

En la ducha, además de usar siempre sandalias de baño, checa que no haya manchas o sarro.

Pide que te asignen un lugar para guardar tus cosas y que los vestidores tengan un perchero para no dejar tu ropa en el suelo o banca mientras te cambias.

Personal de limpieza

A veces lo pasamos por alto, pero es una de las más importantes normas de higiene que debería tener un gimnasio. Fíjate que haya gente especializada en mantener higiénico el lugar (que no sean los propios instructores) y que utilicen productos profesionales.

Si tu gimnasio te ofrece préstamo de algo (como toallas), asegúrate que luzcan limpias y se estén renovando constantemente.

Cafetería

Ya sea un comedor o simplemente un bebedero o garrafón con agua, todo aquello que sea para ingerir debe estar separado del área de ejercicios. Si no es así, ¡no consumas nada!, pues corres el riesgo de que esté sucio.

Reglas

Todo gimnasio tiene reglas, mantente atento a que los demás las sigan. Si ves que mucha gente no va en ropa deportiva o usa una toalla personal para secar su sudor, algo no está bien.

De igual forma, si no se hace buen uso de las instalaciones y equipos, tenderán a deteriorarse y, por ende, a ser más propensas a alojar virus, bacterias y hongos.

Ahora que conoces en qué fijarte para verificar las normas de higiene que debería tener un gimnasio, elige con cuidado y siempre sigue las recomendaciones de para mantener el ambiente del lugar saludable.

descarga este artículo en PDF